Displasia de Cadera en Perros

pastor aleman displasia

La displasia de cadera en perros es una enfermedad muy dolorosa y que afecta a razas de perros grandes y gigantes. A continuación, detallaremos todo aquello que debes saber sobre esta enfermedad congénita.

¿Qué es la Displasia de Cadera en Perros?

La Displasia de Cadera se trata de una enfermedad hereditaria, esto quiere decir que pasa de padres a hijos y que es imposible de evitar. Sin embargo, existen algunas rutinas que favorecen la aparición de dicha enfermedad

Se trata de una enfermedad osteoarticular, que afecta a la articulación que une el fémur con la cadera y que puede llegar a ser muy dolorosa para nuestro perro.

En la Displasia de Cadera, el fémur no encaja bien en la cavidad de la pelvis y, por tanto, se produce una inestabilidad articular. Esto, conforme va pasando el tiempo, produce un desgasta en la articulación cadera-fémur.

La enfermedad se desarrolla en la etapa de crecimiento de nuestro perro y se va agravando a lo largo de su vida.

Existen 5 grados de displasia de cadera

  • A: Normal (Sin Displasia)
  • B: Casi normal o Transcisión
  • C: Leve
  • D: Media
  • E: Grave

¿Qué síntomas presenta un perro con Displasia de Cadera?

Los síntomas en la displasia de cadera pueden aparecer cuando el perro tiene entre 5-6 meses de vida, antes no apreciaremos ningún síntoma relacionado con esta enfermedad. No obstante, los síntomas de la displasia de cadera suelen ser más claros cuando el perro comienza a cumplir años de edad y a envejecerse.

Hay etapas en las cuáles los síntomas pueden aliviarse o incluso desaparecer, sin embargo, la enfermedad sigue estando presenta en el perro.

Los síntomas más comunes en un perro con displasia de cadera son:

  • Inactividad
  • Negación a salir de paseo
  • Negación a jugar
  • Cambios de humor
  • Resbalones de las patas traseras
  • Cojera
  • Paso tambaleante
  • Dificultad para levantarse
  • Rigidez
  • Dolor de Cadera
  • Atrofia Muscular

No todos estos síntomas tienen porque aparecer en un perro con displasia de cadera, además los síntomas pueden ser permanentes o intermitentes. Lo ideal será acudir a nuestro veterinario para que pueda diagnosticar de que enfermedad se trata.

¿Qué razas de perros son más propensas a padecer Displasia de Cadera?

La displasia de Cadera Canina es una enfermedad que afecta a perros de raza grande y gigante, es muy raro que un perro pequeño padezca esta enfermedad.

Sin embargo, dentro de las razas de perros a las que suele afectar esta enfermedad, hay algunas en las que es más común. Esto puede deberse a cruce de perros poco responsables, provocando una genética débil y perros con enfermedades congénitas.

Las razas de perros a las que más afectan la displasia de cadera suelen ser:

  • Pastor Alemán
  • Labrador
  • Golden Retriever
  • Bulldog Inglés
  • Rottweiler
  • Bóxer
  • Husky Siberiano

¿Qué tratamiento y cuidados necesita un perro con Displasia de Cadera?

En primer lugar, debemos tener claro que para la displasia de cadera no existe cura. Sin embargo, nuestro veterinario nos aconsejara un tratamiento que será paliativo y que puede ser quirúrgico o no quirúrgico.

El tratamiento servirá para aliviar los dolores que tenga nuestro perro, sus síntomas y mejorar la calidad de vida de nuestro mejor amigo. Lo normal es la administración de antiinflamatorios y analgésicos para perros.

El tratamiento será elegido por el veterinario y debemos dejarnos guiar por él, ya que tendrá en cuenta factores como la edad del perro, la raza, el peso, grado de la enfermedad, etc.

Los cuidados para un perro que sufre esta enfermedad son muy importantes y debemos seguirlos día a día para evitar el empeoramiento de nuestro perro en la medida que no sea posible.

La alimentación es algo extremadamente importante, no debemos dejar que nuestro perro coja sobrepeso. Esto es muy perjudicial para perros que sufren displasia de cadera.

Debemos seguir paseando a nuestro perro, aunque tenemos que hacerlo con varios paseos al día y de una duración menor. Existen sillas de ruedas o arneses que pueden sernos muy útiles para los paseos.

La natación es una buena técnica para la mejora de la calidad de vida sin dañar las articulaciones de nuestro peludo.

Las visitas veterinarias deben ser más frecuentes para llevar un buen control de la enfermedad.

displasia de cadera

¿Se puede prevenir la Displasia de Cadera en Perros?

Al tratarse de una enfermedad hereditaria, sin un perro ya ha nacido, no hay forma de prevenir la enfermedad.

A veces, lo que si podemos evitar es una displasia de cadera severa. Esto podemos hacerlo evitando el sobrepeso en nuestro perro y los ejercicios que sobrecarguen dicha articulación. No obstante, esto no nos asegura que nuestro perro no pueda sufrir una displasia de cadera severa, ya que eso lo lleva en los genes.

La única manera que hay de evitar el desarrollo de la enfermedad es evitando la reproducción. No podemos dejar que se reproduzca un perro con displasia de cadera, ya que es muy probable que la transmita a los cachorros y la enfermedad se desarrolle.

Esta es la única forma que existe de prevenir la enfermedad y la tenemos en nuestra mano. ¡Tengamos cabeza y seamos responsables!

Quizás pueda interesarte:

Deja un comentario