Epilepsia en Perros

epilepsia en perros

La epilepsia en perros  es otra de esas enfermedades que comparten los peludos con los humanos. Por suerte, ya se saben las causas, así como el tratamiento para mejorar la calidad de vida de nuestro mejor amigo.

¿Qué es la epilepsia en perros?

Al igual que en los humanos, la epilepsia en perros se trata de una enfermedad neurológica. Una enfermedad que se caracteriza por la presencia de episodios de convulsiones en nuestro perro.

Esta enfermedad puede ser adquirida o de carácter idiopático. La epilepsia adquirida puede deberse a algún tipo de golpe en la cabeza y, a raíz de eso, haberse dañado parte del sistema nervioso central.

La epilepsia idiopática es cuando no tenemos una causa a la que justificar la enfermedad. Esta puede estar causada por desequilibrios en las sustancias que intervienen en la transmisión del impulso nervioso. Aunque también, pueden deberse a causas como la encefalitis o la hidrocefalia.

¿Qué síntomas presenta un perro con epilepsia?

Para asegurar que nuestro perro tiene epilepsia, debe presentar los síntomas de forma recurrente, ya que por un ataque epiléptico aislado, no podríamos decir que nuestro perro sufre epilepsia canina. No obstante, si aparecen algunos de los siguientes síntomas en nuestro perro debemos visitar al veterinario de manera urgente para que haga un diagnóstica.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Convulsiones
  • Salivación excesiva
  • Vómitos
  • Incapacidad para controlar la orina (después de las convulsiones)
  • Desorientación (después de las convulsiones)
  • Ceguera (después de las convulsiones)

Estos síntomas pueden presentarse a partir de los 5 meses de edad y, como ya hemos dicho, acudir al veterinario es de obligado cumplimiento para poner un tratamiento lo antes posible.

convulsiones en perros

Ataques Epilépticos en Perros

Cuando nuestro perro va a sufrir un ataque o episodio epiléptico, mostrará unos síntomas que, con la experiencia, nos ayudarán a reaccionar de una manera correcta para evitar que nuestro perro se haga daño. Cuando comience a presentar los primeros síntomas, pondremos a nuestro perro en el sofá, cama o cualquier superficie acolchada para evitar golpes causados por el ataque epiléptico.

Antes de sufrir un ataque epiléptico, el perro puede comenzar con un comportamiento extraño, estará inquieto y puede presentar ansiedad. Seguidamente puede vomitar y comenzar a lanzar mordiscos al aire, lamerse de manera obsesiva o perder la mirada.

A continuación, se desplomará y comenzará el ataque epiléptico. Este puede durar entre 1 y 2 minutos, aunque a veces puede ser más largo.

Tratamiento de la epilepsia en perros

Si nuestro veterinario a diagnosticado la enfermedad en nuestro perro, procederá a ponerle el tratamiento correspondiente. La epilepsia no tiene cura y con el tratamiento lo que se pretende evitar es que los ataques epilépticos sean muy seguidos en nuestros perros, así como la duración y gravedad de los mismos.

Las pastillas para la epilepsia son el medicamento más frecuente que recetan los veterinarios, estas son toleradas rápidamente por nuestros perros pero, en este transcurso, pueden presentar efectos secundarios.

Si la epilepsia es causada por alguna enfermedad, como la encefalitis, está deberá ser tratada también y, así, conseguiremos controlar de una manera más eficaz la epilepsia y las convulsiones que sufra nuestro perro.

Es una enfermedad difícil de controlar, ya que puede confundirse con otras enfermedades. El tratamiento para la epilepsia en perros suele ser de por vida.

Tratamiento natural para la epilepsia en perros

Actualmente, hay investigaciones para combatir esta enfermedad y poder ofrecer a nuestros perros una calidad de vida óptima si sufren epilepsia. Lo ideal para poner un tratamiento natural es la consulta a nuestro veterinario y que él nos aconseje. No hay nada claro aún sobre estos tratamientos y, por ello, puede haber confusiones.

Puede que una alimentación específica favorezca a reducir el impacto de esta enfermedad, así como los suplementos vitamínicos y alimenticios correspondientes. Como hemos dicho, aún hay mucha confusión en este aspecto y el veterinario es quien nos puede resolver todas las dudas.

Quizás pueda interesarte:

Deja un comentario