Hepatitis en Perros

La hepatitis canina es una enfermedad exclusiva de los perros, no se trata de la misma enfermedad que padecen los humanos.

Esta enfermedad se produce por una inflamación del hígado, que es uno de los órganos más importantes del organismo de nuestro perro. La inflamación del hígado puede deberse a distintos factores y, dependiendo de los factores, será un tipo de hepatitis u otra.

¿Qué tipos de hepatitis canina existen?

Existen 3 tipos de hepatitis canina y a continuación detallaremos cada uno de ellos.

  • Hepatitis común: Se produce cuando nuestro perro ingiere sustancias tóxicas, medicamentos o acumula de manera anormal otro tipo de sustancias.
  • Hepatitis autoinmune: En este caso, la inflamación del hígado se produce porque el propio sistema inmunitario del perro, ataca a las células del hígado produciendo la inflamación.
  • Hepatitis Infecciosa: Se trata de una inflamación del hígado producida por un virus, por tanto, se trata de una enfermedad vírica. Es muy contagiosa y puede llegar a ser mortal. Suele afectar a cachorros no vacunados.

Hepatitis Vírica Canina o Hepatitis Infecciosa

Ya sabemos que este tipo de hepatitis se debe al contagio de nuestro perro por un virus. En concreto, es un adenovirus de tipo 1.

Se trata de una enfermedad extremadamente contagiosa. Afecta a perros y a otros tipos de cánidos, aunque en la actualidad, cada vez es menos frecuente la aparición de esta enfermedad en perros.

La hepatitis vírica canina afecta principalmente al hígado pero puede extenderse a los riñones y a diferentes órganos importantes del organismo, por ello, puede llegar a ser mortal.

Ya hemos dicho que suele afectar a cachorros no vacunados, por ello sería ideal hacer cuarentena cuando un cachorro llega a casa y tenemos otros perros. Los cachorros pueden morir en pocas horas y la muerte en este caso es muy frecuente.

¿Un perro puede morir de hepatitis?

Ya hemos dicho que sí, la hepatitis es una enfermedad grave. Debemos ser conscientes que afecta a uno de los órganos más importantes del organismo. La muerte es frecuente con esta enfermedad y si consigue sobrevivir nuestro perro puede que le quede un daño hepático crónico.

¿Qué síntomas presenta un perro con Hepatitis Canina?

Aunque tengamos varios tipos de hepatitis, estos tipos son debido a distintas causas pero la enfermedad en sí es la misma, una inflamación del hígado.

Por ello, los síntomas que pueden presentar un perro con hepatitis canina autoinmune pueden ser los mismos que uno con hepatitis vírica.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Pérdida de apetito
  • Apatía
  • Dolor abdominal
  • Sangre en las mucosas
  • Mucosas amarillentas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • El perro bebe y orina en exceso

Es muy común la pregunta de mi perro tiene hepatitis y no quiere comer ¿es normal? Claro que es normal, un perro con hepatitis tendrá un daño hepático lo que le hace tener un fuerte dolor abdominal que le quitará el apetito.

No obstante, la falta de apetito es síntoma de muchas otras enfermedades, por lo que no debemos asustarnos si nuestro perro pierde el apetito alguna vez.

hepatitis en perros

¿La Hepatitis es contagiosa en perros?

La hepatitis común y la hepatitis autoinmune no son contagiosas, por lo que en ese aspecto podemos estar tranquilos.

Sin embargo, la hepatitis infecciosa es una enfermedad extremadamente contagiosa en perros. Se trata de una enfermedad causada por un virus y, por tanto, se contagia con mucha facilidad.

¿Cómo se contagia la Hepatitis Infecciosa en perros?

La Hepatitis Infecciosa o Hepatitis Vírica es muy contagiosa, es muy resistente a factores externos por lo que suele ser difícil evitar que nuestro perro se contagie si ha estado en contacto con otro perro contagiado.

Esta enfermedad se contagia mediante la orina, las heces, el agua contaminada o productos contaminados, como juguetes, cama, comederos, etc.

La hepatitis puede seguir contagiándose incluso 6 meses después de la recuperación del perro, ya que nuestra mascota seguiría liberando el virus en su orina.

Pero por una parte podemos estar tranquilos, la hepatitis infecciosa canina no se contagia a los humanos. Por tanto, podremos darle a nuestro peludo los cuidados que se merece mientras pasa esta terrible enfermedad.

¿Cuáles son los cuidados y tratamiento para la hepatitis en perros?

En los diferentes tipos de hepatitis, el tratamiento se basara en paliar los síntomas que aparecen en nuestro perro. Es una enfermedad que no tiene cura, por tanto, el tratamiento será evitar dolor y mejor los síntomas de nuestro perro.

Lo más normal es que nuestro veterinario nos receta antibióticos para nuestro perro, con esto evitaremos infecciones secundarias que puedan empeorar la salud de nuestro perro.

La deshidratación también la tendremos en cuenta y es probable que nuestro veterinario nos mande algún tipo de bebida o suero para mantener hidratado a nuestro perro.

Los antiinflamatorios también pueden ser parte del tratamiento si nuestro veterinario lo considera conveniente.

Y por último, una dieta para la insuficiencia hepática también es muy común en estos casos. Se trata de una dieta baja en proteínas o hipoproteica.

El exceso de proteínas puede ser perjudicial para el hígado y, por tanto, en estos casos quizás sea conveniente bajar el nivel de proteínas en la alimentación de nuestro perro.

No obstante, debemos tener muy en cuenta que la única persona que puede poner este tratamiento a un perro con hepatitis es el veterinario. Debemos seguir siempre los pasos que nos indique y nunca poner un tratamiento por nuestra cuenta.

¿Cómo prevenir la Hepatitis en perros?

Sin lugar a dudas, la mejor forma para evitar la hepatitis infecciosa es mediante la vacunación. Siempre debemos seguir el plan de vacunación en nuestro perro y regirnos por los consejos que nos dé nuestro veterinario de confianza.

Si aún no hemos podido vacunar a nuestro perro, debemos evitar que salga a la calle y que se relacione con otros animales en la medida que nos sea posible.

Para la hepatitis común y la autoinmune, la mejor forma de prevención es haciendo que nuestro perro lleve un estilo de vida saludable. La alimentación balanceada y el ejercicio físico es algo fundamental.

Quizás pueda interesarte:

Deja un comentario